62º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas (CSW)

2018 - CSW 62 - ONU - 32

El Sexagésimo Segundo período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer tuvo lugar del 12 al 23 de marzo de 2018, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York.                                 Imágenes

La mayor reunión anual de las Naciones Unidas sobre igualdad de género y derechos de la mujer, concluyó con el sólido compromiso de los Estados Miembros, de lograr un acuerdo firme que alerte de la obligación de asistir y acompañar de forma urgente, a las mujeres y niñas que más lo necesitan y que han estado marginadas durante demasiado tiempo; poniendo énfasis en alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de aquellas que viven en zonas rurales.

El Foro de Mujeres del MERCOSUR formando parte de la Delegación Argentina, estuvo representado por su Presidenta Dra. Amalia Mattio, la Vicepresidenta 1º Cdora. Irene Kampel, la Secretaria Dra. Adriana Rodríguez, la Tesorera, Dra. María Inés Costilla y la Coordinadora de la Comisión Área Sindical del Foro, Susana Césari, quien también, es Secretaria Ejecutiva del Instituto para la Igualdad de Oportunidades de la UTHGRA.

Argentina se lució ante las excelentes exposiciones de la Directora Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, Fabiana Tuñez y de la representante del Centro de Desarrollo Económico de la Mujer del Ministerio de la Producción Helena Estrada. Se abordaron las temáticas relacionadas a la violencia de Genero, fortalecimiento de las capacidades tecnológicas de las mujeres, acceso a nuevas tecnologías, estereotipos en las comunicaciones, publicidad sexista, revisión de las políticas publicas para tics y comunicaciones políticas, entre otras.

Los resultados de este encuentro de dos semanas, que se recogen en las denominadas Conclusiones Convenidas aprobadas por los Estados Miembros, incluyen medidas concretas para alejar a las mujeres y niñas rurales de la pobreza y potenciar la salvaguarda de sus derechos, su bienestar y su resiliencia.

Esto implica garantizar que tengan una calidad de vida adecuada que les permita acceder en igualdad de condiciones a la tierra y a los bienes productivos, mejorar su situación en cuanto a seguridad alimentaria y nutrición, empleo decente, infraestructuras y tecnologías, educación, salud —incluida la sexual y reproductiva, así como sus derechos en esta materia— y acabar con cualquier forma de violencia y práctica nociva.

En sus conclusiones, los Estados Miembros reconocen la importancia del papel de las mujeres en la lucha contra el hambre y la inseguridad alimentaria. Esta firme resolución traza una hoja de ruta que define los pasos a seguir por los diversos gobiernos, la sociedad civil y los grupos de mujeres para promover la materialización de los derechos de las mujeres rurales y atender sus necesidades.

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, y Secretaria de la CSW, Phumzile Mlambo-Ngcuka, declaró: “El acuerdo alcanzado por la Comisión acerca de las medidas encaminadas a lograr la igualdad sustantiva de las mujeres y niñas de las zonas rurales constituye un avance decisivo. En estas dos semanas de diálogo, las propias mujeres y niñas han dejado claro lo que quieren: desde su derecho a poseer tierras hasta su necesidad de disponer de infraestructuras o el derecho a decidir sobre sus cuerpos y vidas. Las medidas pertinentes para llevar adelante los cambios que necesitan requerirá de un trabajo constante por parte de todos los socios, desde los gobiernos hasta la sociedad civil. Las mujeres rurales deben contar con el derecho a dar a conocer sus opiniones en todas las consultas, y a que se les escuche; asimismo, debe incluirse a las delegaciones de jóvenes en todos los niveles. Estos acuerdos, que se fraguan en las salas de reunión de Nueva York, deben influir en la vida de las mujeres y niñas, a quien debemos servir.”

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer es el foro más importante para que los Estados Miembros de las Naciones Unidas, las organizaciones de la sociedad civil y otros agentes internacionales lleguen a un consenso y se comprometan a adoptar medidas políticas sobre esta cuestión. Más de 4300 representantes de más de 600 organizaciones de la sociedad civil y 170 Estados Miembros asistieron a la Comisión de este año. La participación ha aumentado de forma progresiva respecto al año anterior, señal de que las voces de las mujeres que se están alzando en todo el mundo siguen más fuertes y más unidas y de que la sociedad civil tiene la capacidad necesaria para aprovechar las Conclusiones Convenidas en su tarea de exigir responsabilidades a los gobiernos.