La Capacitación como fuente de inspiración

capacitacion_inspiracion

Uno de los mayores desafíos que enfrentamos quienes integramos el Foro de Mujeres del MERCOSUR es coordinar y desarrollar actividades tendientes al desarrollo económico de las mujeres. Si bien es cierto que un proceso de superación personal, conlleva la estimulación de diversas cuestiones inherentes a lo social y cultural; resulta innegable que la mejora en los ingresos monetarios, libera a la mujer de algunas dependencias y posibilita el alejamiento de ciertas técnicas de condicionamiento, que pueden pretender regir su existencia.

Nuestra aspiración es que un mayor número de mujeres esté en condiciones de ejercer plenamente el rol que les compete en las actuales realidades de la Región. Una Región permanentemente en transformación que si bien presenta países con distintos enfoques en cuanto a lo económico y social; comparten, no obstante, un mismo rumbo orientado hacia la promoción de sus economías regionales impulsando la competitividad como uno de los instrumentos básicos del crecimiento productivo. En este marco, estamos convencidas que las mujeres deben resaltar su presencia, con acciones que permitan entrever que su acceso en este mismo rumbo, llegó para quedarse con un paso firme y sostenido hacia el progreso.

En el accionar del Foro de Mujeres del MERCOSUR siempre prevalece la meta constante de asistir a la mujer, en el duro proceso de superación personal, acompañándola en su desempeño laboral o empresarial y estimulándola para que logre su inserción social en el seno de su comunidad.

Un elemento fundamental para lograr este objetivo resulta ser, sin lugar a dudas, la capacitación. Tanto sea para incorporar un conocimiento nuevo o especialización, como para adquirir o modificar conductas o enfoques, la capacitación resulta sumamente válida y efectiva para que la mujer se adecue a los escenarios de cambio en modelos económicos y/o sociales y se sientan habilitadas para generar e intensificar una sana y leal competitividad que forme parte de las innovaciones futuras de la Región.

Sin embargo hay otro aspecto valioso que es dable destacar, la capacitación como fuente de inspiración. En los programas que hemos implementado y desarrollado, que abarcan una amplia extensión desde la apertura a modificaciones de comportamientos, hasta la instrucción en oficios no tradicionales para el género, hemos podido captar que las mujeres tienen el increíble don de sumar al crédito de una capacitación, un adicional valioso como lo es, el incentivo que las impulsa a superarse nuevamente buscando otros conocimientos o habilidades.

Estamos convencidas que este prodigio obedece al instinto que tiene la mujer, de elevar su visión más allá de la frontera de lo visible.

Conscientes, de que el panorama mundial presenta grandes avances en diferentes contextos, para alcanzar la anhelada igualdad de género; se instruyen, capacitan y superan a ellas mismas, como si acompañaran esa trayectoria abriendo caminos que quizás solo transiten otras mujeres, pero decididas a dejar una huella lo suficientemente profunda, para que ni el tiempo ni los avatares pueda borrarla.

Ese increíble potencial que naturalmente tienen las mujeres, va conduciéndolas, lenta pero inexorablemente a desplegar el liderazgo nato que fluye en ellas.