Investigación del Foro de Mujeres del MERCOSUR

Encuesta

Investigación del Foro de Mujeres del MERCOSUR con el auspicio del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En el marco del Programa “Fortalecimiento de la Sociedad Civil” del Ministerio de Desarrollo Social del gobierno porteño, el Foro de Mujeres del MERCOSUR llevó a cabo durante el 2014, una investigación para determinar los niveles de Convivencia y Seguridad Ciudadana, existentes entre los vecinos que habitan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Esta iniciativa respondió a la necesidad de saber, qué opina la población sobre puntuales experiencias a la que está diariamente expuesta su existencia individual, su familia y su vecindario. El conocimiento de estas percepciones, temores y/o desafíos, permitió identificarlos más fácilmente entre los riesgos que sufre la ciudadanía, abriendo un marco de posibilidades, a la hora que las autoridades públicas diseñen estrategias que intervengan favorablemente a las problemáticas relacionadas con la violencia, la inseguridad y la intolerancia.

Los variados hechos violentos que prevalecen en la sociedad, crean condiciones por las cuales las personas padecen otras formas de violencia interna, personal, que influye en su ánimo y que, en muchas ocasiones, trasladan a su propio entorno familiar y social. El individuo está expuesto en su vida diaria a situaciones de insensibilidad, falta de comunicación y/o solidaridad humana y por ende, en todo acto o emprendimiento que lleva a cabo, subyace su temor a los dobles estándares, los engaños o, a ser víctima de un episodio de corrupción.

Los hechos de inseguridad acondicionan un estado de disconformidad y temor ciudadano, que deteriora sensiblemente las relaciones interpersonales y la convivencia social y familiar, por ende las múltiples acciones que se llevan a cabo tanto por las autoridades públicas, como por las entidades de la sociedad civil, deben ser monitoreadas permanentemente y evaluadas en un mismo sentido, a los efectos de generar constantes implementaciones innovadoras y seguras, que superen estas circunstancias.

En este último punto, es dable destacar que el vecino de la C.A.B.A. es un habitante muy especial, dado que sufre las consecuencias de los hechos ocasionados dentro de los límites del territorio federal y además, está expuesto a la proximidad de otro distrito, que ostenta un mayor índice delictivo y que por su posición geográfica en el mapa argentino, resulta mucho más difícil de controlar y refrenar.

Algunos entendidos definen el problema de la inseguridad, responsabilizando únicamente a las causas estructurales del delito y la violencia, confiando en que la inversión social puede producir en el largo plazo sociedades con menores niveles de conflictividad y confrontaciones. Vale decir, se supedita la solución a estos peligros, a la mejora de las condiciones sociales.

Sin desestimar este concepto sobre “construcción del problema”, en el Foro de Mujeres del MERCOSUR nos hemos preguntado: que hacer en el “mientras tanto” sobre las manifestaciones de la intolerancia y las consecuencias de los delitos, que en la actualidad afectan la vida de quienes residen en la ciudad.

Según nuestra visión, estas cuestiones o problemáticas sociales responden a un sin número de factores, que conforme transcurre la vida cotidiana de los ciudadanos, van mutando sus características, resultando por consiguiente, cada vez más difícil detectar sus orígenes.

Cierto es también que, ante estas realidades, muchos vecinos salen del ostracismo a que los obligan las circunstancias y se interesan por alcanzar mayor participación en la toma de decisiones, agrupándose, solos o acompañados por oficiales públicos, para aunar ideas, sumar esfuerzos y diagramar distintas estrategias que les permitan disfrutar de una convivencia más armoniosa.

Es en este contexto donde nosotras entendemos que las opiniones, ideas y sugerencias de los vecinos son dignas de tenerse en cuenta y resulta sumamente plausible que el Gobierno haya auspiciado una investigación, a modo de mecanismo confiable, para identificar cuáles son las mismas y estudiar distintas acciones y escenarios que, partiendo de una política pública, cuenten con cierta anuencia por parte de la población urbana.

Nuestra experiencia en el ámbito local, así como en el regional, nos permite asegurar que si la ciudadanía es escuchada, se fomenta la interrelación entre ciudadanos y de éstos con el Estado y el entorno público. Su voz no hará que mágicamente se produzca la ausencia de la violencia; pero puede aportar ópticas distintas por la proximidad que tiene con los problemas que la aquejan.

Esta investigación permitió además, reconocer el nivel de tolerancia que subyace entre la vecindad, sobre las diversas opciones morales, culturales o sociales y de qué manera, sin que se transgreda la ley, cumplen con determinadas reglas sociales cuando, dimensionan la simetría entre sus derechos y deberes.

Es dable destacar que, la modalidad utilizada en nuestra Institución para la recolección de datos, ha sido encuestando en forma presencial a vecinos de cada una de las 15 Comunas de la C.A.B.A., de nacionalidad argentina, mayores de edad, en porcentaje proporcionado entre hombres y mujeres, orientando la participación de aquellos de diferentes edades.

Por último, definimos como universo de la investigación a la población que habita en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y al núcleo familiar que la compone.

 

Elena C. Chiaruttini – Tesorera

Responsable de la Implementación del Proyecto