La ciudadanía y su participación en las decisiones públicas

Dra. Amalia Mattio

La consolidación de las democracias así como los procesos de descentralización y la organización del Estado ha dado lugar a que se haya incrementado cada vez más la importancia de las Organizaciones de la Sociedad Civil y su influencia en la formulación de las políticas públicas.

Los organismos multilaterales han promovido una mayor participación de las organizaciones ciudadanas en el diseño, ejecución y control de la política social contribuyendo a su visibilidad y a la incidencia de las mismas en las tomas de decisiones, participando en procesos de consulta, decisión, gestión; y control de las políticas públicas.

Asimismo ha quedado demostrado, a través de las últimas décadas, que es necesaria la existencia de espacios y mecanismos de participación pública para que los ciudadanos se involucren directamente en las tomas de decisiones que definirán su propio destino.

Son cada vez más frecuentes las ofertas de formación y capacitación de recursos humanos que realizan estas organizaciones, se han enfatizado aspectos organizacionales relacionados con la gestión y administración de los servicios sociales, y en los aspectos relacionados con la deliberación pública y la influencia en políticas.

Los esfuerzos de la ciudadanía para participar en decisiones públicas, (leyes o políticas) se hacen a través de diversos mecanismos tales como:

  • incidencia directa sobre legisladores o tomadores de decisión de agencias gubernamentales(“lobby”);
  • incidencia indirecta a través de campañas de movilización social y formación de alianzas para la promoción de agendas específicas;
  • participación en consejos de planificación o concertación de políticas nacionales, departamentales o municipales de carácter general o sectorial;
  • influencia en las propuestas de candidatos o de partidos políticos;
  • desarrollo de casos judiciales para establecer jurisprudencia en torno a derechos económicos, sociales y políticos de la ciudadanía;
  • desarrollo y difusión de investigaciones en temas sociales relevantes.

Otra herramienta de gran importancia para incidir en políticas públicas es el impacto de las innovaciones alcanzadas en proyectos de pequeña escala probadas por las organizaciones de la sociedad civil y que pueden ser utilizadas para programas gubernamentales.

La experiencia de incidencia en las políticas de las ONGs en América Latina, aunque ha sido importante, no tiene un nivel adecuado de sistematización que permita extraer los aprendizajes necesarios para el desarrollo de modelos de formación de recursos humanos y de desarrollo de capacidad institucional en esta área. Este es un trabajo que apenas hace pocos años ha comenzado a desarrollarse y que debe ser profundizado, pues es una fuente esencial para el desarrollo de la capacidad institucional de la ciudadanía en el continente.

Es aquí cuando debemos referirnos a la policy advocacy que son los intentos de influir sobre las decisiones de elites institucionales, en todos sus niveles de acción, en función de intereses colectivos o de grupos representados por determinados ideales que los unen incorporando en esta última categoría al público en general.

Esta enunciación de la incidencia en políticas supone, a su vez, una interpretación del proceso de formulación y consolidación de las mismas, considerando a cada política pública como un proceso compuesto por diferentes etapas por las que se atraviesa; y que comprenden desde la construcción de un problema público, su incorporación en la agenda gubernamental, el diseño de la política, su implementación y la evaluación o monitoreo del conjunto de estrategias llevadas adelante.

Las estrategias de influencia desarrolladas por la sociedad civil variarán según se trate de la implementación de una política, es decir un tema relevante para la misma y que supone acciones de incidencia diferentes de las desarrolladas en el monitoreo o evaluación de una política, etc.

Estas acciones, diferenciadas de acuerdo a las fases de la política involucradas, demandan capacidades institucionales apropiadas para llevarlas a cabo.

En el proceso de incidencia en las políticas públicas por parte de la sociedad civil se deben analizar las diferentes fases de la política involucradas:

  • construcción del problema público
  • incorporación del problema en la agenda
  • formulación de una política pública
  • implementación
  • monitoreo/evaluación/control

También consideramos las estrategias y mecanismos de influencia utilizados.

En este sentido, vemos que las estrategias de incidencia llevadas adelante por las organizaciones de la sociedad civil se traducen en repertorios de acciones cuyo desarrollo está en estrecha vinculación con las prácticas de acción vigentes en el campo particular del hecho del que se trate (por ejemplo salud reproductiva, acceso a la justicia, derechos humanos, discriminación de género, etc.); con las fases de la política sobre las que se actúa; y con las capacidades institucionales de la organización en cuestión.

Los principales recursos que pueden realizarse son:

  • redes de advocacy nacionales, internacionales y/u organismos internacionales.
  • lobby en la promulgación de leyes
  • campañas de difusión dirigidas a instituciones pero también enfocadas en diversos niveles: partidos políticos, jueces, académicos, politólogos, encuestadores, formadores de opinión y a todos aquellos que pueden ser llamados a participar involucrando a los diversos sectores de la ciudadanía.
  • participación en consejos, nacionales, provinciales y/o municipales.
  • preparación y presentación de denuncias, relacionadas con diversos aspectos como pueden ser: conflictos de intereses, con llamados a licitación y adjudicación de las mismas a empresas y/o personas involucradas con el organismo que las otorga, discriminación de personas por diferentes ítems tales como por causa de género, discapacidad, religión, etc., se han mostrado más efectivas las que se realizan ante los medios de comunicación que ante el Parlamento.

Por ello siendo el objetivo fundamental de la sociedad civil lograr la igualdad de todos ante la ley, el goce pacífico de la libertad y el reino de la justicia, debemos respetar un orden de prioridades en el que las pasiones queden a un lado y surjan el respeto, la tolerancia y la solidaridad sin distinción de género ni de ideas sino en el concierto de que todos los ciudadanos debemos seguir un mismo camino que es el futuro de nuestros países.